Nuestros Fans

Detesto a los que me privan de la soledad y sin embargo no me hacen compañía. Irving Yalom


La esperanza es desear que algo suceda,
la Fé es creer que va a suceder,
y la valentía es hacer que suceda.

jueves, 18 de mayo de 2017

Loh Serranitoh. capítulo 1-b

Joder! qué tirón! claro, intentar girarte con estilo cuando careces de él, significa contractura seguro! Pero ha merecido la pena....O eso creo! no es como en las fotos que me había enviado. En algunas cosas es mejor. Sí, creo que haciendo balance de todo, y si este dolor en el cuello me deja razonar unos segundos más, creo que en vivo y en directo, está mejor que en las fotos.
Él me sonríe y directamente posa su mirada sobre mi escote. Esto va bien! además es capaz de mantener la conversación mientras me estudia. La cosa promete!
Caminamos hacia el restaurante y durante el trayecto, de forma disimulada, roza mi mano en un par de ocasiones. Ains! que esta noche triunfo!
El momento de elegir menú siempre es delicado. Debe ser algo que no te provoque mal estar, que dé la sensación de que no eres una milindres comiendo, pero debe ser algo que puedas atacar con cuchillo y tenedor. Creo que un segundo plato de pescado y verdurita es perfecto!
Pan para dos, ligeros roces bajo el mantel, un "prueba mi carne, está en su punto" que recibe un " pues el pescado está delicioso, prueba", una botella de vino que alegra nuestros ojos y un postre a medias es el perfecto final para una comida de ensueño.
Al salir del restaurante, me abre la puerta galante y me coge de la cintura para invitarme a salir. Mi espalda se tensa, intentando transformar mi piel en una sustancia pegajosa que consiga que su mano no pueda liberarse nunca. Como si mis deseos impronunciados y mi mente fueran un libro abierto para él, su mano sigue apoyada en mi cuerpo aún después de salir del restaurante. Al sentir una ligera presión que me acerca a su cuerpo, decido apoyar yo también la mano en su cintura, y así, con la respiración contenida y el deseo de que el tiempo se pare, sus labios acarician los míos en uno de los besos más tiernos y suaves que pueda nunca recibir una mujer.

martes, 9 de mayo de 2017

The Serranitoh. Capítulo 1

El amor lo puede todo, el amor lo puede todo, el amor lo puede todo.....este es el mantra que me repito a mi misma desde hace un tiempo.
Todo empezó durante el verano del año pasado. Estaba yo tan feliz divorciandome de mi marido cuando le conocí. Dicen que internet aleja a las personas, que las aísla, como no podía ser de otro modo, la regla no se cumple conmigo.
Tenía un maravilloso blog que me ayudaba a compartir mis miserias en la blogosfera, así las penas eran menos, y por un comentario en uno de mis escritos, empezamos a hablar de forma privada. Nos pasamos muchas horas frente al ordenador hablando de todo a la vez, y la llama de la ilusión por alguien especial comenzó a brillar.Durante el mes que duraron nuestras conversaciones por chat, yo había comenzado una dieta que fue cogiendo fuerza con el paso de las semanas, el enamoramiento es lo que tiene, te quita el apetito. Ya me había gastado la mitad de la nómina en modelitos nuevos de una talla menor en previsión a la cantidad de kilos que iba a perder. No intentéis entenderlo, por la misma razón por la que los vendedores de zapatos aún nos siguen estafando con la milonga de que esas maravillosas botas de piel auténtica por el irrisorio precio de 150€ que te aprietan el pie cederán, nosotras siempre nos compramos la ropa pequeña con la ilusión de que tras la dieta, nos quedará impecable.Lo malo, es que la ansiedad me da hambre, así que la semana anterior a encontrarme con él, mi apetito voraz ocasionó que esos modelitos que había comprado, me quedaran pequeños. Me planté en el fin de semana F a unas horas del día D con un ataque de ansiedad horrorosa porque mi pelo estaba absolutamente indomable, aún tenía los puntitos rojos en las piernas después de hacer ya 3 días de la cera, y sin nada que ponerme!!!!!
Los planes estaban claros, comidita en un restaurante de moda, paseíto romántico por las calles y....lo que surguiera. Claro! es muy fácil crucificarme! como vosotros tan sólo lo estáis leyendo! pero yo soy una mujer con mis necesidades,  y llevaba todo el año sin satisfacerlas, así que cuando me surgió la posibilidad, francamente, lo primero que hice fue pedir cita para hacerme la cera.
El día ya empezó mal. Los nervios no me dejaron dormir bien y a las 6 de la mañana ya estaba en pie dando vueltas por la casa sin saber muy bien qué hacer. Si esto me ocurriera todos los días, dejaría de llegar tarde a trabajar y quizá mi jefe me empezara a mirar con más respeto.Me metí en la ducha y decidí dedicar la mañana a mimarme; masajes, pedicura, hidratación, vamos, lo que viene siendo un completo. Tenía tiempo de sobra, así que cayeron 3 ó 4 cafés durante la mañana. Terminé el ritual hacia las 12 de la mañana, así que me maquillé y decidí sentarme en el sillón tranquilamente a fumar un cigarro antes de vestirme. Tanta relajación, mimos y un par de paracetamoles hicieron el resto, me quedé dormida! Cuando la típica pesadilla recurrente me despertó mientras caía al vacío, no sabía muy bien ni dónde estaba ni quién era. Un primer vistazo al espejo lo dejó claro: era una puñetera loca, con los pelos de nuevo de punta y el maquillaje corrido. Además, me había quedado dormida con el cigarro encendido y mi sillón tenía un precioso boquete. Mierda, mierda, mierda! me cago en San Murphy! en una hora debía estar en el centro de la ciudad y tenía que volver a meterme en la ducha!Bien, no hay dolor. En menos de 15 minutos, ya estaba con el pelo más o menos colocado acorde con las leyes de la gravedad, y los 3 kilos de maquillaje habían pasado a ser una mínima capa de crema con color y un poco de rimel.Me metí dentro de lo que pensaba que me quedaba mejor: unos pantalones piratas y una camiseta ligeramente ceñida con un escaso pero sugerente escote, y salté a la calle.- Joder! la vecina de abajo! tengo que dejar de bajar por las escaleras, esta santa mujer se tira el día limpiando la mirilla!- Hola, Maripili, ¿dónde vas tan guapa? anda que, hoy te has despertado pronto, ¿no puedes dormir?. Madre mía, no me extraña, con el calor que está haciendo por las noches, es prácticamente imposible dormir.Ayer se lo decía yo a Juanita, la del 2º B...- Tere, perdóneme, pero llevo un poco de prisa, a la vuelta la veo.Oh! el autobús! ¿quién me mandaría a mí ponerme medio tacón?! ESPERE, SEÑOR POR FAVOR, NO CIERRE! bien! ya estoy arriba, parece que el día no será tan malo después de todo.Después de más de media hora en el metro, parece que por fin llego al centro. Un ejército de pocoyós, doras y un spiderman con sobrepeso, me cierran el paso, pero con un par de ágiles movimientos de cadera, llego al lugar pactado con tan sólo 15 minutos de retraso. Son las 2 y cuarto y no hay nadie en la fuente de la plaza. No puede ser! ¿me ha dejado tirada? ¿cómo osa...?- Hola. ¿Maripili?El tiempo se para. Alguien me roza la cintura y consigue erizar cada poro de mi cuerpo. No le he visto aún la cara pero, ¿es demasiado pronto para declararle amor eterno? Como si de un anuncio de champú se tratara, me giro lentamente mientras mi melena ondea al viento.

martes, 2 de mayo de 2017

Carta al amor

Querido Amor, 

Al menos me siento complacida por haberte dicho siempre cuánto te quería.
Me siento complacida por estar segura de haberte hecho feliz.
Me siento complacida por haberte vivido, disfrutado, amado y vuelto loco.
Siento enormemente no haber estado a la altura en muchas ocasiones, pero el amor no siempre lo está. 
Al menos sé que lo hice lo mejor que supe, e incluso más.
Deja que crea que fuiste más feliz conmigo que sin mi. 
Deja que crea que yo abrí nuevos caminos en tu vida.
Deja que crea que gracias a mí comenzaste nuevas experiencias que disfrutaste plenamente sin mí.
Yo ya te dije que eras el mejor. Yo ya te lo hice sentir.
Nunca necesité no tenerte para valorarte
Tú me lo diste todo. Me quisiste todo. Entero. Soy afortunada ya te lo dije, por poder vivirte.
Sí señores, hay que vivir. Hay que beberse la vida, pero no porque vayamos a morir sino porque si no, no vivimos y cuando nos queramos dar cuenta, tan sólo nos quedará un mensaje en facebook hablando de lo luchadores que fuimos.
Ellos no saben realmente lo luchador que ya eras, Amor. Ellos nunca tuvieron ni idea. 
Eso es lo que contaré a quien quiera escuchar, que yo conocí el Amor, que yo lo viví. De una forma tan intensa que quedará forjado para siempre en mi vida. 
Y cuando ya no me quede, cuando mi memoria ya no me acompañe, aún te seguiré sintiendo, porque un Amor como tú no deja de hacerte feliz por mil años que vivas. 

Gracias por subir el listón hasta el cielo. 

martes, 7 de marzo de 2017

Habitación 223

- Ey! ¿Qué tal estás?
- Pues ya me ves, aquí, jodido pero contento.
- Sí, ya veo...
- Anda qué, de menuda te has librado, ¿no?
- Pues sí la verdad, porque sino tendría que haberlo hecho yo.

jueves, 16 de febrero de 2017

Rica heredera

No sé por qué la gente se vuelve tan loca.
A todos nos llega el momento.
Todos heredaremos en algún momento el fruto de lo que otros sudaron.
De cualquier forma, recibir una herencia no tiene ningún tipo de valor, tan sólo hay que tener paciencia. 

jueves, 5 de enero de 2017

Problemas logísiticos

¿Sabéis esos paquetes monísimos que venden en supermercados grandes de a 3 bragas por 4€?
Si alguna vez habéis comprado alguno, sabréis que siempre hay alguna braguita más pequeña que las demás.
Pues bien, yo hoy tengo serios problemas para respirar.

martes, 23 de agosto de 2016

de niña a mujer

El paso de niña a mujer es muy duro. Para la niña y para su madre. Del padre, mejor no hablar.
Los expertos dicen que el cambio es paulatino, que se caracteriza por el nacimiento de vello, aumento de las glándulas mamarias.... pero son paparruchas.
El cambio comienza cuando tu angelical hija pasa a ser Mr. Hide y la agresividad y la ira se apoderan de aquellos rizos rubios y los adorables ojos azules. 
Siguen por un perfeccionamiento en las malas artes de la mentira. Hacía muy poco tiempo que temías que tu hija fuera la más tonta del corral y de repente es lo suficientemente sagaz como para borrar incluso el registro de llamadas del teléfono. 
El siguiente paso serán sus inquebrantables noes. Son como una barrera que pone entre tú y ella ante cualquier cosa que suponga abandonar el sillón, la tele o cualquier aparato enchufado a la red.
Después, vienen las amenazas con temporadas indefinidas en diferentes internados, la conocida frase "pues si no estás a gusto, te vas con tu padre", las interminables horas maquinando castigos y finalmente, tiras la toalla. Con un poco de suerte llega el verano, la empaquetas con los abuelos y te olvidas durante un mes.
Un mes después, el río ha vuelto un poco a su cauce. Tu hija te quiere de nuevo, te promete que estudiará, que recogerá su habitación, que no volverá a abusar de internet, que las mentiras se acabaron y que fregará y obedecerá todo el rato. Tú, insulsa, crees que Dios escuchó tus plegarias pero no, lo único que ha ocurrido es que aunque parezca mentira, con los abuelos ya no está ni de lejos tan bien como se estaba en casa. 
Admites de nuevo en tu seno a la pequeña cabrona tirana como si fuera el hijo pródigo y cuando todo está calmado de nuevo, queda el remate final. La traca. La gran apoteosis. El mensaje de wasap que lo cambia todo:

"Mamá, ¿me compras compresas?"